top of page

19 ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONALES DE LA REGIÓN DE AYSÉN RECIBIERON CERTIFICACIÓN MEDIOAMBIENTAL


En una ceremonia realizada en el hall del Gobierno Regional de Aysén, 19 establecimientos educacionales de la región de Aysén recibieron esta semana la certificación ambiental de manos de la Secretaría Regional Ministerial de Medio Ambiente de la región de Aysén. En la actividad se entregó a las delegaciones participantes la tradicional bandera que simboliza el nivel alcanzado por cada establecimiento, delegado en los colores azul (nivel básico), naranjo (nivel medio) y verde (nivel de excelencia).

Esta certificación se realiza cada año a través del Sistema Nacional de Certificación Ambiental de Establecimientos Educacionales (SNCAE). A través de este programa integral de educación ambiental se busca llevar la realidad al currículum y el currículum a la realidad, desarrollando líneas de acción complementarias para fortalecer la responsabilidad ambiental, el cuidado y protección del medio ambiente y la generación de redes asociativas para la gestión ambiental local.

En esta línea, la Gobernadora de Aysén, Andrea Macías destacó el trabajo que viene realizado en SNCAE en estos últimos 20 años, fortaleciendo la educación ambiental en la región, agregando “cada aporte que ustedes puedan hacer en materia de sustentabilidad ambiental, va a ser un aporte para este hermoso espacio donde vivimos. Felicitamos a todo el equipo de la Seremi de medio Ambiente, a nuestro director del SLEP en este nuevo desafío. Esta certificación hoy nos demuestra que en la región existe un sello con respecto a la educación ambiental. Hay que seguir trabajando y fortaleciéndonos”.

Dentro de los objetivos del trabajo con los establecimientos educacionales se busca contribuir a una educación para la transformación y desarrollo de una ciudadanía ambiental global, impulsando la educación ambiental para la sustentabilidad en todo el quehacer educativo, creando una cultura ambiental escolar y así avanzar hacia la transformación de la comunidad educativa y de sus instalaciones como referentes ambientales para el fortalecimiento de la gestión local en la materia.


Al respecto, el SEREMI de Medio Ambiente de Aysén, Yoal Díaz, agradeció la buena disposición de las comunidades educativas para participar del trabajo previo a la certificación, señalando “los estudiantes siempre están mostrando disposición al trabajo en la naturaleza y al aire libre, y eso es lo que busca la educación ambiental: sensibilizar a través de experiencias, pero además de eso entendiendo el concepto de la sustentabilidad como eje de trabajo. Este año contamos además con la entrada en vigencia del SLEP, que tiene una disposición muy positiva al trabajo de fortalecer la educación rural, el aprendizaje al aire libre y los sellos ambientales. Se nos viene un desafío muy lindo como región, pero tener un servicio local que está comprometido con aquello nos facilita el trabajo y vemos con mucha esperanza lo que pueda pasar para transformar la educación pública de la región de Aysén”.

Sebastián González, director ejecutivo del Servicio Local de Educación Pública de Aysén indicó “como Servicio Local de Educación Pública, queremos impulsar una educación donde los espacios de aprendizaje no solo sean las salas de clases, si no que se proyecten al entorno natural que los rodea, considerando además el componente social y cultural de cada comunidad educativa. En esta línea, valoramos el trabajo que está realizando el Ministerio de Medio Ambiente en la región y en los establecimientos dependientes de nuestro servicio ya que va en sintonía con lo que la educación pública de Aysén aspira alcanzar. También felicitamos a quienes recibieron su certificación ambiental y los instamos a seguir avanzando en este importante sello que caracteriza a nuestra región”.

La certificación ambiental en establecimientos educacionales ayuda, además, a preparar a las futuras generaciones para enfrentar los desafíos medioambientales, entregando conocimiento y habilidades para transformarse en ciudadanos responsables y agentes del cambio ambiental. Alex Igor, estudiante de la Escuela Ribera Sur de Puerto Aysén señala “nosotros debemos cuidar el medioambiente no tirando basura a la naturaleza, reciclando, no cortando los árboles ni quemándolos porque ellos nos dan oxígeno. En mi escuela nos preocupamos del medio ambiente y tenemos un huerto que está bien bonito. Cosechamos e hicimos una comida saludable con lechugas y tomates”.

Este año, 40 son en total los establecimientos educacionales pertenecientes a Junji, Integra, educación pública y particular subvencionado que se certificaron medioambientalmente en alguno de los 3 niveles existentes, contribuyendo de esta forma a mejorar la calidad del entorno escolar, promoviendo el uso eficiente de recursos y creando espacios más saludables y seguros para las comunidades educativas.

7 visualizaciones

댓글


bottom of page